Ir al contenido principal

Valores; los pilares de tu empresa familiar Por José Mario Rizo Rivas

Valores; los pilares de tu empresa familiar

Por  C.P.C. y M.I. José Mario Rizo Rivas

Todo el tiempo se reflejan en las actitudes, motivaciones y expectativas de todos los colaboradores. Los principios son la columna vertebral de nuestra empresa.

Siempre han existido asuntos más significativos que otros para los seres humanos: valoramos personas, ideas, actividades u objetos. ¿Cuánta importancia tiene algo? Eso depende de lo que cada persona asume como su escala de valores.

En todas las organizaciones, pero especialmente en las empresas familiares, los valores permiten que los integrantes se desarrollen en armonía y alcancen con mayor facilidad los objetivos, cuando sean compartidos por todos sus miembros.
Tener valores en común sirve para, de manera práctica, establecer una guía clara de hacia dónde ir en caso de necesitar orientación al interior de la empresa.
Cuando los miembros de la familia toman conciencia de lo que es importante para ellos lo comparten con sus colaboradores, se elevan los niveles de unidad. También mejoran las habilidades de comunicación, incluso cuando se está a la mitad de un conflicto no resuelto. La cohesión igualmente se intensifica en las familias que discuten abierta y explícitamente sus valores.
Y ¿Cómo reconocemos nuestros valores familiares?
Si no tenemos claros los principios familiares no hay de qué alarmarse.
Para comenzar a reconocerlos, el mejor consejo es la aplicación de una encuesta que identifique en primer lugar, los valores personales de cada miembro.
El segundo paso es la discusión de los resultados: todos los miembros comparten sus experiencias al vivir los valores que privilegian, para que el resto adquiera una mejor compresión de éstos. Después se analizan cuáles son los valores en los que existe mayor coincidencia para encontrar la alineación que apoyará y agilizar su trabajo conjunto en la empresa.
El proceso puede ser muy difícil para las familias con conflictos sin resolver, entre quienes tienen diferencias políticas o religiosas. Por eso, más que todo, debe existir un fuerte compromiso y un gran deseo de dejar un legado a la familia.
Saber lo que es importante para nuestra comunidad empresarial ayuda a los integrantes a tener energía en sus comportamientos y los motiva a la acción.
Recuerda, si queremos pilares fuertes en nuestra empresa familiar, los principios necesitan estar debidamente definidos; cada miembro debe vivirlos activamente, promoverlos y divulgarlos de manera constante. Sólo así, lograrán transmitirlos adecuadamente en las labores diarias.

Como lo dijo Meir Kahane “La vida es esencialmente una cuestión de valores”

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Letras chiquitas en el seguro? Por Javier Oroz Coppel

Javier Oroz Coppel; General Counsel de AXA Seguros
Cuántas veces hemos oído comentarios diciendo que el negocio de los seguros es no pagar. Que la aseguradora solo busca como eludir un pago o que alguien tuvo una mala experiencia porque su compañía aseguradora le hizo valer “la letra chiquita”. Como en toda relación contractual, particularmente en una con tal nivel de especialización como lo es un contrato de seguro, no es imposible pensar que la aseguradora cometa un error o incluso difiera –con o sin justificación- de nuestra forma de ver un siniestro en relación con los riesgos cubiertos, y con ello no se excluye que podamos caer en una controversia que es muy desgastante para quien la sufre pues aún ganando, las partes involucradas pierden tiempo, dinero y tranquilidad. ¿Por qué debemos conocer los alcances de nuestro seguro?Un problema de niveles epidémicos que sufre el negocio de seguros, en todo el mundo y en particular en nuestro país, es precisamente conocer qué cubre y que no …

La Transformación Integral de Negocios ¿Renovarse o morir? Por Reynaldo Montelongo

La Transformación Integral de Negocios ¿Renovarse o morir? Por Reynaldo Montelongo


El dinámico entorno de los negocios actuales plantea una disyuntiva a las empresas que solían ser exitosas y competitivas: renovarse o morir.
Así de drástico. No basta solamente con realizar pequeñas iniciativas para reducir los costos en un área, para incrementar las ventas o para reducir los niveles de inventario. Las pequeñas mejoras locales no tienen un impacto real en toda la organización. Las organizaciones que pretendan mantenerse en el negocio deben dejar de preguntarse ¿Cómo podemos hacer mejor lo que estamos haciendo? o ¿Cómo podemos hacer más rápido lo que estamos haciendo? y empezar a preguntarse ¿Por qué estamos haciendo esto? ¿Por qué estamos trabajando de esta manera?
Seguramente usted se preguntará: pero ¿Por qué reinventar a las empresas? La respuesta es sencilla; las empresas se encuentran constituidas sobre principios que han quedado obsoletos ante el enorme cambio de entorno en los negoc…